Del que fue grillo



Desde que tengo uso de razón he deambulado por las calles y praderas del mundo. He saltado de lugar en lugar buscando luz, buscando ser la voz de la conciencia de muchos. Siendo uno más entre miles.
Puede que en mi inocencia resida mi virtud. Veo todo con los ojos de un niño, con la misma ilusión como quien ve nevar por primera vez. He visto paisajes, he vivido historias que me han quitado el aliento, pero nunca me he detenido. Mi vida es sinónimo de cambio y muere y vuelve a vivir en un cuerpo, en un ser distinto.
Mi destino es andar por este mundo, ver, oír y escuchar. Exprimir cada segundo, aprovechar cada instante. Nunca parar de saltar.
Y aquí estoy, atravesando un jardín repleto de rosas. Colándome por los resquicios de una puerta oxidada. Entrando en un castillo abandonado con muebles que andan y hablan. Un hogar con alma y una bestia en llanto. Una esperanza perdida que inunda sus entrañas, un silencio que hiela mis antenas. Que araña mi felicidad, pero no todo está perdido, aún quedan pétalos en una rosa encerrada bajo un cristal.
Sigo saltando sin parar y entonces lo encuentro, aquello que venía buscando. Un nuevo paisaje del que enamorarme. Es ni más ni menos que una estancia sin igual, llena de estanterías repletas de libros, de historias… De aventuras por descubrir. Mi vista no alcanza a vislumbrar el final de ellas y por un momento no respiro. Mi piel se eriza e intento absorber cada fragmento que mis ojos son capaces de capturar. Estoy dentro de la biblioteca más impresionante que jamás pensé ver.
Sé que no puedo quedarme mucho más, pero antes de saltar por la ventana sonrío al verla leyendo una de mis tantas historias. La veo inmersa leyendo sobre niños de madera, ferias y asnos. Y una lágrima me recuerda una de mis vidas pasadas, pero no puedo parar, debo seguir saltando. Y salto. Y mientras vuelvo a buscar un nuevo paisaje pienso para mí:
“Lo que acabo de ver, es el sueño de cualquiera, pero que sabré yo que tan solo soy un simple saltamontes buscando luz en un mundo oscuro.”

Cometa
#SoloUnaHistoriaMás
#Writember

¡Volvemos una semana más con el reto de #Writember!
Esta vez contamos con la participación de:
1. "El sabor del amor" de Galaxi Gomel (@GalaxiGomel en Twitter)

Comentarios

Entradas populares